Espacio de Crianza

¿Jardinería o carpintería?

Por: Roberto Lerner. 23 octubre, 2016

En su último libro, Alice Gopnik categoriza a los padres como carpinteros o jardineros.

Los primeros tienen un objetivo más o menos claro en mente y van procediendo de acuerdo con un plan para realizarlos. Tienen su caja de herramientas a la mano y van trabajando, de manera sistemática, haciendo lo necesario para que las cosas vayan de acuerdo con las instrucciones. Hoy en día, además, siguen cursos, modas, compran nuevos instrumentos y siempre están encima de su obra.


Los segundos saben, más o menos, lo que buscan, pero hay un horizonte amplio en el que juegan muchas variables. Es cierto que también hay tecnologías, planes, preferencias y aprendizajes, pero asumen que lo impredecible, imprevisto, sorpresivo y resistente a sus deseos, será muy frecuente y que, en ocasiones, terminarán encontrando lo que no estaban buscando.

 

Digamos que en la carpintería se sigue una partitura estricta y en jardinería se toca más de oído. Sin que las cosas sean tan tajantes, la primera se parece más a una sinfonía y la segunda a una pieza de jazz.

 
Probablemente, criar hijos sea una combinación de esos dos estilos. Hay momentos y asuntos que es mejor abordarlos a la manera carpintera, mientras que otros se benefician de la metodología jardinera.

 
No hay que elegir entre los extremos, digamos el que plantearon Dora Black y su pareja Bertrand Russell, una crianza sin programa; o el que representa, más acorde con nuestros días, Amy Chua, la famosa madre tigresa, que no deja nada al azar.

 

Los hijos no tienen que ser ni rehenes de la suerte ni prisioneros del planeamiento estratégico.

Acerca de Roberto Lerner

Soy psicólogo y aunque me preparé para pasar la vida en algún instituto de investigación, terminé siendo una suerte de potpurrí de la psicología: profesor universitario con algunos trabajos académicos, maestro de escuela recalcitrante, psicoterapeuta de niños y adolescentes, especialista en el campo de la intervención en crisis, consultor en recursos humanos, columnista semanal en dos diarios de circulación nacional, conferencista. En fin, sin duda versátil, curioso aunque no sistemático, hiperactivo, lector voraz y con una vocación marcada por la difusión de la ciencia, la popularización de datos e ideas, el establecimiento de puentes.

Comentarios (12)

  1. Me parece excelente este artículo. Estoy de acuerdo en que siendo la educación de los hijos un fenómeno inmerso en la familia y la sociedad, se rige por las leyes de la dialéctica y no mecánicamente. Es obvio que debenos usar el criterio común de padres para ver en qué momento se está preparando una sinfonía y en qué momento la pieza de jazz.

    • Gracias por sus palabras, Ana. Entre la sinfonía y el jazz, de acuerdo. Depende del estilo de nuestros niños, del nuestro, pero hay que tratar de situarse en un término medio y, sobre todo, como usted dice, usa el criterio, el sentido común, además del sentido del humor. Un saludo.

  2. Dora Black, no sé si se refiere al homeescool, educación en casa, fuera del sistema, excelente opción, sobre todo para los que tenemos la frustración diaria de los colegios del estado y los particulares por el costo y la mentira y maquillaje a los estudiantes, haciéndolos creer que son la última maravilla cuando en realidad no es así. ¿Por qué no desarrollar las potencialidades de mis hijos a la par de sus necesidades en casa? Ojo, siempre se debe dar importancia a la socialización del niño, pero para eso hay otros espacios. Suerte

    • Hola Alejandro: bueno, sí, la educación en casa es una tendencia en todo el mundo. Hay mucha insatisfacción con las instituciones —públicas y privadas—, muchas opciones, caminos, metodologías. De todas formas, como usted dice, está el asunto de los espacios sociales, la seriedad con la que se lleva a cabo la educación en casa. Muchas gracias por su aporte.

  3. Interesante. Muchas veces tratamos de identificar cuál debe ser el camino más apropiado. Pero al ir avanzando, vamos mezclando y propiciando mejores alternativas, dependiendo del “material” con el que están hechos nuestros hijos. Gracias.

    • Al contrario, Silvia. Gracias a usted por su comentario. La idea es siempre tener en cuenta el estilo de nuestros hijos y combinar nuestra manera de interactuar con ellos. Ni demasiada planificación, ni pura improvisación. Un saludo.

  4. Me parece que el camino viene de sus cuidadores, el consuelo es muy importante, las caricias, los mensajes de amor, mensajes positivos. Los niños tienen un fuerte vínculo con la madre, incluso antes de nacer. Si la relación con los padres es estrecha y sólida, el niño se sentirá protegido y será un niño confiado. Excelente artículo, es un tema muy bonito.

    • Hola Maritza: gracias por tus tres comentarios. Son aportes que, estoy seguro, también valorarán los que ingresan en esta página. ¡Lindo fin de semana!

  5. Muy interesante eso ser padre o madre carpintero o jardinero. Creo que dejarlos elegir y que ellos formen su propia identidad, ser únicos y que tomen sus propias decisiones, es la labor de nosotros como padres.

    • Hola Jacqueline: sí, cualquiera que sea el estilo, la idea es alentar un crecimiento libre y que los niños vayan asumiendo su identidad. Muchas gracias por el aporte y no dude de seguir en contacto. Un saludo y lo mejor para las fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
  • @2014 Fundacion Telefónica