Espacio de Crianza

La Autoestima en los niños

Por: Roberto Lerner. 26 agosto, 2011

Lo que conviene que comprendamos padres y maestros es que la autoestima en abstracto no significa nada. Promoverla con programas artificiales y con conductas forzadas, puede tener efectos contraproducentes y producir individuos con un sentido distorsionado de sí mismos, que pretendan relaciones asimétricas y disfuncionales con los demás. Lo que es importante es que una persona aprenda a aceptarse dentro de una red de relaciones, negociaciones, críticas y cumplidos, que lo hagan sentirse eficaz y valiosa.

Acerca de Roberto Lerner

Soy psicólogo y aunque me preparé para pasar la vida en algún instituto de investigación, terminé siendo una suerte de potpurrí de la psicología: profesor universitario con algunos trabajos académicos, maestro de escuela recalcitrante, psicoterapeuta de niños y adolescentes, especialista en el campo de la intervención en crisis, consultor en recursos humanos, columnista semanal en dos diarios de circulación nacional, conferencista. En fin, sin duda versátil, curioso aunque no sistemático, hiperactivo, lector voraz y con una vocación marcada por la difusión de la ciencia, la popularización de datos e ideas, el establecimiento de puentes.

Comentarios (71)

      • Me encantó el video. Como docente de educación inicial y madre de familia, comparto su opinión con respecto al fortalecimiento de la autoestima en todo el proceso de formación y desarrollo de los niños, adolescentes y, por consiguiente, adultos. Como maestros y padres esa es una de las misiones más importantes y tal vez más difíciles que tenemos en nuestras manos.

        • Gracias por sus palabras, Anita. Sí, fortalecer la autoestima, de manera razonable, es una meta y una condición del desarrollo y el aprendizaje.

    • Soy yo quien agradezco sus palabras y haber puesto en su Blog – que ya revisé- el link al video. Espero que mantengamos el contacto. Un saludo y felicitaciones.

  1. Muy interesante el video y las recomendaciones que nos dan en el mismo. Yo tengo una inquietud muy grande: tengo una hija de 6 años con Síndrome de Down y ella estuvo en un colegio regular por dos años y en vez de estimularla y hacerle ver que, dentro de sus habilidades diferentes, ella podía lograr lo que queríaת claro que un poco más de esfuerzo y tiempo, con las diferentes acciones realizadas por la profesora hicieron que ella creyera que no puede hacer nada. Su autoestima se vino por los suelos, no la tomaban en cuenta, no la dejaban esforzarse en sus tareas sino que por “cumplir” me querían hacer creer a mí que ella hacía todo a la par que los demás chicos y por ello descubrí que algunas actividades que se realizaban en el aula eran hechas por la profesora. Esto la ha llevado a tener en la mente la frase ” no puedo” y es lo que dice cada vez que uno le pide que haga algo, a pesar que yo la motivo mucho y le digo que ella puede lograr todo lo que quiera y que siempre debe decir “yo sí puedo”, y si no sale a la primera, seguir intentando y, bueno, si no resulta, no frustrarse sino sentir que se hizo todo lo posible. Pero sigue con esa frase. Yo quisiera que usted me diera algunas sugerencias para poder aplicar con mi hija para que tenga seguridad sobre ella misma. Le agradezco anticipadamente su gentil respuesta

    • Sandra: a ver, cuando hay una persona con habilidades diferentes y con limitaciones frente a las expectativas convencionales, se puede tener, en mi experiencia, varios escenarios mentales. A veces uno se identifica con la persona y se paraliza y no la deja hacer lo que realmente puede hacer; otras uno asume una cierta omnipotencia y se dice que podrá lograr que la persona haga lo que no puede hacer. Todos nos confrontamos a objetivos que podemos lograr y otros que no podemos lograr. No importa cuánto me diga que puedo, hay varias áreas en las que, bueno, no puedo, pues. Creo que la educación y la crianza de las personas en general, con habilidades especiales o no, deben encontrar el término medio entre poder y no poder. Un saludo.

  2. Gracias por escribirme tan pronto. Sí, tienes razón, a veces queremos que ellos logren todo, pero yo soy realista con respecto a mi hija y sé que hay cosas que no va a poder lograr. Eso no la hace menos que el resto. Lo que yo quiero es que la dejen intentar y no que le “hagan las cosas”, porque no hay cosa más frustrante para una persona que sentirse limitada antes de intentar algo. Por eso te pedía tu apoyo, para que mi hija logre confiar nuevamente en ella. Al no dejarla intentar ciertas cosas ella ha desarrollado frustración.

    • Hola Sandra y a ti gracias por darme retroalimentación. La idea es lograr un equilibrio. Cuando uno enfrenta sistemáticamente tareas demasiado complejas, tiende a frustrarse y cuando son demasiado sencillas o alguien nos las hace todo el tiempo, también. La gente es bien intencionada, pero puede no encontrar ese equilibrio. Hay que hablar con ellos, pero todos, no solamente las personas con habilidades diferentes, debemos experimentar la frustración. ¿Te has puesto a pensar que aceptar la frustración de tu hija como algo inevitable, no por sus limitaciones, sino porque es un ser humano, puede también frustrarla? Un saludo.

  3. Dr. Lerner: gracias por sus comentarios y consejos que nos nutren tanto como padres y más todavía si somos padres solteros. Sus consejos nos dan aliento para entender mejor a nuestros hijos en el mundo actual que a veces ignora otras virtudes del individuo. Gracias.

    • Zoraida: me alegro mucho de que encuentre el Blog interesante y agradezco sus palabras. Sí, es un mundo complejo en el que a veces queremos crear en lugar de criar. Un saludo.

  4. Usted fue uno de mis profes en la universidad y uno de los pocos que me seducía a leer y leer. Ahora que tengo a mi niña me estoy volviendo loca. Tiene 6 años, es una niña muy hábil e inteligente. En el colegio la mandaron a terapia de conducta. La llevé a evaluación y como resultado me dijeron que ella no necitaba dicha terapia, que tenía la parte comunicativa muy desarrollada. Es muy habladora y contesta todo, cuestiona todo, ya no sé cómo corregirla. Es rebelde, le doy una indicación , por ejemplo, “ve a lavarte los dientes” y me mira y no me hace caso. Se lo repito 3 o 4 veces y como si no escuchara. Me paro y se va corriendo a hacer lo que le dije. La verdad he llegado a jalarle los cabellos o darle unos palmazos porque me desepera y, al final del día, la que termina sintiéndose mal soy yo. ¿Qué puedo hacer? Agradeceré muchísimo su ayuda.

    • Claudia: bueno, hay pocas cosas tan refrescantes y gratificantes como volver a encontrarse con alguien a quien uno enseñó. Bueno, usted lo ha dicho, es una niña asertiva, retadora y cuestionadora, todos rasgos que pueden se considerados virtudes y que pueden generar grandes resultados, aunque, claro, como toda moneda, tienen dos lados. Es algo que le colegio tiene que aprender a manejar. Por mi lado, enseño en colegio, pues es el tipo de alumno que me gusta. Pero entiendo que puede generar algunos inconvenientes. En el contexto del hogar, tengo la impresión de que se está enganchando una lucha por el poder y usted está pisando el palito. Creo que debe preguntarse qué espera de ella más si la obedece o no. Y establecer un sistema despersonalizado con consecuencias. ¿A quién ha salido? Bueno, no deje de seguir en contacto.

        • Claudia, es muy cierto: tu enana tiene una personalidad deliciosa, sólo hay que saber dirigirla. Te sugiero que cada vez que le des una consigna, lo hagas mirándola a los ojos, no dando una indicación de lejos, tienes que hacer contacto visual con ella.

  5. Dr. Lerner, acabo de “hallarlo” a través de la Web “Mamá de dos chancletas” y lo estuve leyendo. ¡Un excelente trabajo y gracias por las recomendaciones! En mi caso animo mucho a mis dos hijas, les enseño que en su vocabulario la expresión “no puedo” no no debe existir, que siempre busquen alcanzar sus metas sin abusar de nadie. Pero tengo un problema: el papá se ha ido al extranjero hace 5 meses y la mayor esta “inquieta”. Tiene 8 años y es muy inteligente, hábil, todo capta, en su aprendizaje es excelente, pero su comportamiento me pone “mal”: no hace caso, reta, cuando le digo que haga algo me mira le repito una, dos y tres veces, y cuando me paro lo hace. No sé qué hacer y la otra pequeñita llora por el papá hasta el punto que ahorita estoy corriendo por su salud porque se ha enfermado. Bueno, la verdad que yo misma a veces no tengo paciencia y grito y jaloneo. Era peor, ahora estoy más tranquila y trato de respirar antes de actuar. Además, tengo una pequeña de 1 año que me consume el tiempo, no me deja, está detrás mío. Ojalá me dé algunas pautas para comprenderme yo y ayudar a mis niñas. ¡Gracias de antemano!

    • Cecilia: bueno, pues nos hemos encontrado y mejor si es a partir de una excelente página como “Mamá de dos chancletas”. Está muy bien reforzar la estima de los chicos y enseñarles la perseverancia, aunque no eliminaría de sus vocabularios eso de “no puedo”, porque a veces uno realmente no puede. La omnipotencia también es un peligro, ¿no? Bueno, usted se encuentra en una situación compleja, vale decir, su pareja (¿lo es actualmente?), el papá, ha viajado y eso tiene que generar un impacto en todos. Su hija mayor parece de carácter fuerte y, en efecto, la reta. Creo que es mejor no pisar le palito y no convertir la cosa en una lucha de poder, menos ahora. Hay que establecer lo que se espera de ella, en función de conductas concretas y no tanto en términos de “tienes que obedecerme”. Con respecto de la más pequeña, pues paciencia. Pero sería importante, para poder orientarla bien, saber las razones del viaje, si ha habido separación, etc. Un saludo.

      • Dr. Lerner: gracias por la pronta respuesta. El motivo del viaje de mi esposo es económico, se ha ido a Italia, allí está parte de su familia, también por las mismas razones. Pero su regreso no es inmediato, él mismo me dice que no vendrá hasta dentro de buen tiempo, y si viene, pero eso dentro de unos años, no es para quedarse. Es por ello que trato de conversar mucho con ella y hacerle saber que su papá, por el momento, no estará y que debemos continuar nuestras vidas. Entre nosotros, como pareja, hemos tenido nuestras discrepancias, pero salvables. Ambos somos conscientes con esta nueva etapa que el destino indicará el camino. Por mi parte, mi dedicación es a mis hijas y a trabajar para que no les falte nada. Seguiré sus consejos con la mayor. Sí, a veces me doy cuenta que es como si luchara con ella, pero es mejor respirar y explicar antes de actuar. ¡Gracias!

        • Dr. Lerner: cuando me dice “hay que establecer lo que se espera de ella, en función de conductas concretas y no tanto en términos de obediencia”, oriénteme: ¿es lo que espero de ella y cómo quiero que se comporte, o qué conductas debo obtener y mejorarlas?

  6. Dr. Lerner, lo felicito, este Blog es muy importante para mí como madre. Gracias por compartir con nosotros estos mensajes que son de mucha relevancia para los padres primerizos como yo. ¡Bendiciones!

    • Gracias, Daysi, sus palabras me alientan a seguir y me alegro enormemente de poder ser de ayuda. Un saludo y espero verla frecuentemente por acá.

  7. Estimado Roberto: ¿Qué sucede con un niño al que constantemente estamos corrigiendo, hasta el cansancio, al que nunca decimos “lo hiciste bien”? Porque, sin darnos cuenta, muchas veces cometemos ese “error” mi esposo y yo con mi hijo de 12 años. Gracias por tus comentarios.

    • Mery: bueno, lo que podría suceder es que termine interiorizando esas apreciaciones y convirtiéndolas en parte de su manera de verse a sí mismo. Es importante que reconozcamos los resultados que logran las personas, sus esfuerzos, sus características, sin caer, claro está, en la exageración, que también puede ser dañina. Pero yo trataría de ser menos crítico con tu hijo. Un saludo.

  8. Dr. Lerner, soy seguidora suya y quiero consultarle ¿hasta dónde se le puede permitir a un hijo que nos responda, es decir, que se defienda cada vez que se le llama la atención cuando hace algo indebido? Tengo un niño de 8 años y nunca escucha callado cuando le llamo la atención, mis familiares me dicen que es normal que se defienda, que así nadie “abusará”, es decir, le pasará por encima en el futuro, que así se hará fuerte y se defenderá. Pero a mí no me convence esa actitud. A mi hijo le demuestro todos los días el amor que le tengo, pero me preocupa mucho esa conducta. En el colegio la profesora me dijo que a ella también le responde, no con malcriadez, pero no se queda callado. Espero su respuesta.

    • Carmen: primero gracias por seguirme y aprecio mucho sus comentarios. Mire, su pregunta es interesante. Suena a Jalisco, ¿no? Pues hay personas así y, en efecto, esa forma de ser tiene sus aspectos positivos y negativos. Uno tiene que aprender a aceptar críticas y apreciaciones, pero responder asertivamente tienen sus ventajas, como se lo señalan otras personas de la familia. Las “contestadas” no tienen nada que ver con amor. Estoy seguro que usted lo adora y él también a usted. ¿A quién ha salido? Lo importante es no tomar las cosas personalmente, no pisar el palito, no caer en una lucha por el poder y tener sentido del humor. Un saludo.

  9. Excelente el contenido de este video. Sobre todo me encanta y comparto totalmente el último comentario que hace: “Lo importante no está en decirle a alguien cuán bueno es, sino hacer cosas que le hagan pensar y sentir lo bueno que hay en él”. Gracias por hacernos llegar material tan importante. Soy maestra del nivel Primaria y no sabe cuánto me ayudan estos alcances.

    • Gracias, Angie, muchas gracias por sus apreciaciones. El trabajo que hacemos en las aulas debe servir para que nuestros alumnos se conozcan mejor. Un saludo.

  10. ¡Interesante el video! Es muy importante fortalecer el autoestima en los niños. Tengo la siguiente inquietud: ¿cómo hacer cuando una niña, a quien uno no complace en algo que quiere, se molesta e insiste en su deseo?, ¿o cómo hacer cuando se le da una orden y hace todo lo contrario, como si nos retara? ¡Gracias por sus comentarios!

    • Lita: gracias por su aliento. Mire, nuestra tarea es limitar ciertos deseos de los niños y la de ellos expresarlos y defenderlos. Sí, a veces nos retan, pero no hay que tomarlo de manera personal. Uno puede decirle, imagino que no estás de acuerdo y sé que quieres mucho tal cosa, pero no es el momento o no hay la posibilidad, o lo que fuere. Sentido del humor, persistencia y no convertir las cosas, como siempre digo, en una lucha por el poder.

  11. Bueno, excelente video que muestra la forma de encarar la crianza de un hijo, que es lo más preciado que Dios nos da y, por lo tanto, debemos criarlo con muchos valores, tomando como perfil el espejo de sus pares.

  12. ¡Me encantó el video! En realidad es importante aplicar a nuestros estudiantes y a nuestros hijos, acentuando las cosas buenas que hacen. Gracias por este video y espero compartan muchos más. ¡Mil gracias!

    • Gracias Doris, muy amable por su aliento. Es importante ir interactuando con los niños y que esa interacción termine por sacar lo mejor de todos los involucrados. Eso, más que palabras es lo que se necesita. Se vienen más vídeos. Comparta esta página con las personas que juzgue adecuadas.

  13. Bueno, muchas gracias por el video: ¡está excelente! Soy docente del nivel primario y tengo un hermoso hijo que Dios me ha regalado y los buenos consejos que dejan este video los voy a poner en práctica en mi vida profesional y en la familiar, es decir con mis alumnos y con mi niño de 5 años. ¡Gracias por haber compartido conmigo este video y hasta otra oportunidad!

    • Virna: soy yo quien le agradezco. Las palabras de aliento, su disposición a aplicar algunas recomendaciones y su compromiso con los niños, el suyo y otros. Difunda la página, si lo considera oportuno.

  14. Dr. Lerner: mis más sinceras felicitaciones por el video que nos presenta, es bastante dinámico, didáctico y fácil de aplicar en nuestra vida diaria. Soy psicóloga, al igual que usted, y comparto las opiniones que vierte en la entrevista. Además, vengo trabajando con adolescentes en situación de abandono, las cuales han visto afectada de manera perjudicial su autoestima en sus primeros años de vida. Le agradezco nuevamente por el material que nos brinda. Saludos.

    • Gracias por sus palabras, Iris. Siempre es bueno recibir la retroalimentación de una colega. Comparta su experiencia profesional con esas adolescentes: estoy seguro de que todos nos vamos a beneficiar. Mantengamos el contacto.

  15. Interesante y práctico el video, especialmente cuando se refiere a que el niño debe de analizar por sí solo que es valioso y capaz de resolver situaciones propias de su edad.

    • Silvia: gracias. Creo, en efecto, que lo que usted reseña es el mensaje principal, más que los elogios o las evaluaciones verbales. Un saludo y gracias, nuevamente, por su aporte.

  16. Dr Lerner: soy madre de dos hijos. El mayor tiene 12 años. El menor, de 9, es un niño hiperactivo e inquieto. El problema que tengo con él es que no capta rápido las lecciones del colegio, y a la vez es muy lento y no trabaja solo. Espera que esté yo con él para hacer sus tareas. Me dedico de lleno a él y casi nunca dejo que trabaje solo porque no lo hace. Cuando estamos los dos tengo que verle la cara para que trabaje y rogarle para que escriba y esto ya me está sacando de mis casillas, tanto así que hasta he llegado a meterle la mano e insultarlo con frases fuertes, como decirle que ya estoy harta de él, que no sólo me cansa a mí sino también a mi esposo y a su maestra y esto nos crea problemas a todos. La maestra lo ha aislado de sus compañeros porque conversa mucho y distrae a los demás y no cumple con sus tareas. Ha optado por sentarlo solo en una carpeta individual y adelante frente a su escritorio. Lo he hecho ver con el neuropediatra porque nació con hidrocefalia externa y todo el tiempo ha estado controlado y el médico me recetó Ritalin para que esté más tranquilo y concentrado en horas de clases. No sé si eso está bien. ¿Qué me aconseja, cómo debo educarlo o tratarlo y cómo hacer para que sea mas responsable en sus estudios? Le agradezco sus consejos, un saludo y gracias por su valeroso aporte.

    • Patricia: bueno, ha habido un problema inicial que deja secuelas y es claro que existen problemas de aprendizaje. ¿En qué tipo de colegio está estudiando? De todas formas la medicación es importante y le aconsejo que siga las indicaciones del médico. Mi hijo tomó Ritalin un buen tiempo y le hizo mucho bien. Por otro lado, quizá sería bueno que no fuera usted quien se encargue de supervisar sus quehaceres académicos en casa. Los padres no somos muy buenos en eso y es preferible y a la larga más barato tener a una persona joven que pueda apoyarlo para no deteriorar las relaciones. Un saludo.

  17. Gracias por responderme, doctor Lerner. Estaba ansiosa esperando su respuesta. Mi hijo ha estudiado todo el tiempo en colegios particulares, pero este año lo cambié a un colegio donde creo que la educación es más fuerte y no le tienen mucha paciencia. Pero él está a gusto con sus compañeros puesto que estudia también con mujercitas y antes sólo eran hombres. Ya he intentado ponerlo con profesoras particulares en la tarde, pero es inútil. Ellas cumplen su horario y si avanzó bien, y en caso contrario tengo que terminar yo con él toda la noche. Ellas al principio le tienen paciencia. pero, luego, también las desespera, puesto que no capta rápido. Es tanto lo que se demora, que hasta a veces no le queda tiempo para jugar y eso le molesta. Pierde toda la tarde y, yo cuando estoy con él, tampoco puedo hacer otra cosa más que dedicarme de lleno a él. Si me pongo a coser o planchar él se distrae y ya no avanza. Cuando reviso la ortografía, que no es más que un minuto, se pone muy intranquilo, se mete las manos a la boca como queriendo silbar para llamar la atención o molesta a su hermano. Me he abocado tanto a él, que a mi otro hijo no le presto mucha atención, él (Miguel) no me lo permite, se pone celoso y molestoso. Esto ya lo consulte con su médico y me dijo que él era normal, hasta le hicieron un examen para medir su coeficiente intelectual, pensando que tenía retraso mental, pero no es así. Otros dicen que es engreimiento. Pero ya estoy cansada de él y ya ni lo engrío. Al contrario, cada rato reniego y me pone de mal humor. ¡Por favor, doctor, ayúdeme!

    • Patricia: obviamente, independientemente de los problemas que pueda tener su hijo (déficit atencional, que, insisto, debe ser adecuadamente medicado, o algún problema de aprendizaje que debe ser definido), se ha creado un nudo familiar alrededor de él. ¿Y qué papel juega su esposo? Usted está haciendo nuevamente el colegio (no creo que le haya gustado tanto como para eso, ¿no?) y ha quedado capturada, de manera que las relaciones entre todos, imagino, están deteriorándose. Tengo la impresión que una consulta en el nivel familiar debería ser útil para cambiar la estrategia. No dude seguir en contacto conmigo.

  18. Es importante lo que nos dice. Muchas veces nos sentimos mal de amarnos. El mensaje de amar al prójimo siempre es mayor. Me parece interesante lo del amor incondicional hacia las personas y no a la conducta, y que nuestros hijos y educandos lo entiendan así. Me encanta involucrarse con los chicos, hacer cosas que les produzca placer. Sí, he percibido eso con mis alumnas y me he sentido muy bien.

    • Carla: ¡Qué bonito lo que dice y cómo lo dice! Ahora, el dicho bíblico no es amar al prójimo más que a uno mismo, sino como a uno mismo y eso cambia las cosas. La idea es que si no nos amamos a nosotros mismos, ni podemos dar a amor a los demás ni recibir amor de ellos. Un saludo.

  19. Buenas noches doctor Lerner. Le cuento que hace ya una semana mi hijo salió de vacaciones y ha viajado a la ciudad del Cuzco. Al principio me sentía muy sola pues él ocupaba casi todo mi tiempo. Claro que me quedé con mi otro hijo, pero se acabaron las riñas y las alegrías en casa. Usted pregunta qué rol cumple mi esposo. Por motivos de trabajo casi siempre estamos separados, pero sí nos comunicamos a diario por teléfono y cuando él llega se aburre con los chicos, aunque al mayor sí lo entiende pues es más tranquilo. Miguel lo saca de sus casillas porque es muy movido. Aunque sí lo quiere, se lo demuestra muy poco, y él ya sabe eso, por eso lo toma a juego, aunque siempre está apegado a mí. Ahora que está lejos no se como llegará. Antes de salir de vacaciones su maestra y yo le exigimos tanto, que, increíblemente, ha salido con buenas notas. Es por eso que lo mandé de viaje y ha descansado de todas sus tareas. No ha agarrado ni un cuaderno o libro. ¿Cómo cree usted que debo tratarlo ahora que regrese? ¿le sigo exigiendo o espero que haga lo que puede? Aconséjeme, por favor. De antemano, muchas gracias.

    • Patricia: bueno, es una configuración familiar interesante y compleja, pero su hijo debe navegar con personajes distintos y tener su hoja de ruta distinta para cada uno, ¿no? Elk que haya sacado buenas notas quiere decir que es capaz y yo lo dejaría libre luego de decirle que es un asunto suyo y que usted está para ayudar, pero que él debe regular sus esfuerzos. No dude de seguir en contacto conmigo. Un saludo y gracias por sus aportes.

  20. Me gustaría mucho que me diga qué debo decirle a mi hijita de ocho años, que tiene un lunar muy grande en su mano y los niños para fastidiarla le dicen que tiene la mano sucia y que esto y que aquello. Yo le digo que no les haga caso pero, a veces, le he dicho que si le dicen monstruo, les diga que por la noche se les aparecerá en sus camas. Realmente le molesta porque a veces quiere llorar. Gracias anticipadas por su respuesta.

    • Estela: bueno, un rasgo físico inusual siempre provoca reacciones en las personas y los niños pueden, en ese sentido, ser bastante directos y crueles. Yo trabajaría con su hija el hecho de que todos tenemos algo que puede ser señalado, aunque en algunos casos no se ve, lo cual no quiere decir que sea menos importante. Uno debe comprender que se moleste y no minimizarlo, escuchar el sufrimiento y enseñarle maneras para enfrentar ese tipo de situación. Pero también hay en esto un elemento de la institución escolar. Los profesores o tutores deberían tratar eso y definir expectativas en el sentido de que las personas no deben molestar a quienes son algo diferentes. Un saludo.

  21. Muy acertado el video. La verdad que ser padres no es una tarea fácil. Tengo dos hijos: uno de 13 años y una niña de 10. Siento que debido a la competencia que existe en estos tiempos por lograr un mejor bienestar económico y pensando en el futuro de ellos, uno como padre comete el error de meterlos a cuanto taller existe olvidándonos que el ocio es la madre de la creatividad. A medida que los hijos crecen, ellos van en busca de su propio camino, de acuerdo con sus habilidades o gustos. ¡Muchas gracias!

    • Gracias, Mónica, por su aliento y por el comentario: creo que es importante encontrar un balance entre ofrecer a los chicos oportunidades de desarrollo, descubrimiento, aprendizaje; y dejarlos ir descubriendo las cosas a su propio ritmo. No es fácil encontrar ese término medio, pero vale la pena hacerlo. Un saludo.

  22. Doctor Lerner: ¿cómo educar niños felices, sanos emocionalmente? ¿cómo ser una madre emocionalmente equilibrada para con los hijos? Gracias por su respuesta.

    • Elizabeth: hace usted dos preguntas que podrían contestarse con una colección de libros. Son demasiado amplias y, al mismo tiempo, resumen preguntas y deseos que formulamos todos los padres de la tierra. Si no me da usted ejemplos concretos, la única forma de contestar es que siga sus instintos, que busque conocer a sus hijos, que respete sus estilos y aliente sus descubrimientos. Lo mejor que podemos hacer, nosotros y ellos, es suficientemente bien. Un saludo.

  23. Dr. Lerner: importante su apreciación sobre que el niño saque conclusiones sobre su conducta. Mi hija tiene 9 años y es muy retraída en el colegio. Académicamente es buena, pero en lo social va mal: por ejemplo, no responde al saludo de sus compañeras. En casa es diferente, nos enfrenta a veces, siente que no la queremos, creo que no valora lo que le damos y no me refiero sólo a lo material. Quiero ayudarla, espero su consejo. Gracias.

    • John: usted dice que su hijita es retraída en el colegio, se siente poco querida en casa y puede ser confrontacional, al mismo tiempo que no valora lo que recibe. Como que la cosa se sitúa alrededor de sus interacciones y las gratificaciones que traen consigo. ¿Es hija única? ¿me contaría algunas de las características d ella familia? Sentirse poco querida puede derivar de una situación concreta o de una autoestima baja. Quizá siente que solamente con notas puede atraer atención y valoración. Le ruego que me dé alguna información adicional. Un saludo.

      • Dr. Roberto Lerner: Le agradezco mucho que me haya respondido, aunque pasó un poco de tiempo. Mi hija Jossie es única, de más pequeña fue muy delicada de salud, quizá eso hizo que se le mimara demasiado, sobre todo mi esposa. Yo he sido severo y me excedido a veces con un trato brusco. Todo se centra en Jossie, es muy selectiva al comer, muy delicada y dependiente. En casa con mi esposa no nos hemos llevado bien, discutimos mucho, acepto mi culpa, pero quiero enmendar. Hemos ido a una psicopedagoga para ayudar a mi hija, quien recomendó reglas claras, normas, etc., pero no se logró nada. Oriénteme por favor Dr. Lerner, amo a mi hija y quiero que nuestro hogar salga a flote. ¿ A qué especialista podemos ir en concreto. Disculpe Ud. el atrevimiento de pedírselo. Confío en su respuesta. Que Dios lo bendiga.

        • John: bueno, le agradezco la información. Una salud precaria y mucha ansiedad alrededor de ella, puede explicar el que una persona se centre demasiado en sí misma y, de hecho, actitudes demasiado divergentes de los padres no ayuda. Creo importante homogeneizar la forma de tratarla. En cuanto a especialistas, pues hay muchos y depende de las circunstancias económicas, el lugar donde vive, etc. En lo público está el Instituto Nacional de Salud Mental Delgado y Noguchi (al costado del hospital del Rímac) o el Instituto Nacional de Salud del Niño; en lo Privado Para Todos y el CPAL. No dude de seguir en contacto. Un saludo.

  24. Buenas noches doctor Roberto: tengo un pequeño de 7 años de edad. En la escuela no tiene muchos amigos, sus compañeros dicen que es chinchoso, fastidioso. Además, a mi hijo no le gusta tener amigos por que son un problema, hay muchas peleas. Bueno, eso lo puedo entender, pero me duele que no tenga amigos. En casa no juega con los amigos de barrio y si alguna ves lo hizo, terminó peleando con ellos y nunca más volvieron. Cuando hace algo mal no le gusta que le enseñe, reniega y grita con desesperación y hasta se pone a llorar. Se enfurece tanto que pierde la conciencia y quiere que todo se lo haga yo. Si algo no salió como el quiso, se pone a gritar nuevamente. Bueno, muchas veces pienso que es mi culpa pero quiero ayudar a mi hijo. Aconséjeme, por favor. Gracias.

    • Yhonny: ¿por qué su culpa? ¿está usted diciendo que pierde la conciencia, literalmente o es una forma exagerada de describir las reacciones de su niño? ¿cómo le va en lo académico?Hay personas poco sociables y eso no es un emérito. Usted mismo dice comprender eso que los amigos son un problema. Claro, vivir en sociedad es un problema porque hay que acomodarse, esperar turno, aceptar estilos distintos al propio, etc. ¿Usted es poco sociable? ¿cómo es la composición de la familia que vive en casa? Da la impresión que su hijo tiene un problema en el manejo de las emociones y la capacidad de “leer” las señale sociales que producen los otros y las consecuencias de las señales que él produce. Eso requiere de algo de ayuda, de una experiencia de socialización regulada, como la que se puede tener en La Tarumba, Arte para Crecer, actividades parroquiales, por ejemplo. Le ruego que me dé algo de información adicional en el sentido de las preguntas que le he hecho. Un saludo.

  25. Dr. Lerner ¿cómo está? Tengo una hija de 10 años, es una estudiante buena, que, como cualquier niño de su edad, no ama hacer las tareas, pero las hace. Resulta que ahora en el colegio en el que está, desde hace un par de años les vienen dando tareas que involucran exponer en clase, y en todas las materias. Ella desde que nació es tímida, le cuesta adaptarse a nuevas situaciones, y le cuesta muchísimo, en consecuencia, exponer frente a la clase. Eso ha hecho que este año con dos exposiciones que le han pedido, y que son en inglés (ya de por sí en castellano es un sufrimiento para ella), las haya ocultado Una no la hizo, ni me dijo que la tenía que hacer; y la otra la hicimos y la practicamos, pero durante un mes no la presentó y al final le dijo a la profesora que no la había hecho. Esto ha tenido como consecuencia que le pongan un 0 de nota por no presentarla y la llamaron para una cita con la psicóloga. Nosotros hemos hablado de la timidez de mi hija todos estos años, no para que la sobreprotejan pero para que sí la ayuden. En fin, ha pasado días terribles porque la ha llamado la psicóloga, la directora, a preguntarle por qué no ha hecho la tarea y al final creo que más que ayudarla la han estresado. Ella creo prefiere sacarse un cero a exponerse frente a la clase de esa manera. Al final no he recibido ayuda del colegio, se va a vacacional en ese curso, tengo cita con la directora. La verdad no sé qué hacer porque si bien ella debe cumplir con sus tareas también el colegio nos debe ayudar en algunos temas especiales que cada alumno tiene ¿no?

  26. Hola. Tengo la dicha de tener 2 pequeñines de 5 y 3 años, ambos varoncitos. El mayor es demasiado activo. Entiendo que los niños a esa edad pueden ser así. Sin embargo no es su energía lo que me preocupa, sino que es muy amistoso y que en varias ocaciones hemos ido al parque a jugar un poco y él quiere jugar con los niños de su edad y ellos no quieren jugar con él. Me duele el corazón, pero a él no parece afectarle y les sigue insistiendo hasta que yo le grito “¡para, deja de insistir!”, lo que resulta en tristeza y rabietas. El más pequeño, por el contrario, todos quieren jugar con él y hasta se da el gusto de rechazarlos. Mi pregunta es ¿necesita ayuda mi hijo mayor? He hablado con él de no insistir a nadie para jugar, pero parece no importarle.

    • Marte: cada persona tiene un estilo, más o menos sociable, más o menos asertivo, más o menos dependiente de la aprobación del resto. Habría que analizar de qué manera se acerca a los demás, la razón por la que no lo aceptan; y una vez que la entendemos, enseñarle trucos para que tenga éxito. Me da la impresión que usted siente rabia, como que él se deja pisar o “ruega” la aceptación de los demás, pero eso es su sentimiento. Nuevamente, observe tranquilamente cómo se aproxima, qué dice. Le aseguro que va a encontrar algunas cosas que le permitan aconsejarle. NO dude de seguir en contacto conmigo. Buen fin de semana.

  27. Doctor, agradezco su labor, tan importante, para nosotros los padres. El tema es mi hija de 14 años. No le gusta interactuar fuera del colegio con nadie. Por ejemplo, no asiste a varias fiestas de cumpleaños de sus compañeros de aula. A veces le pregunto si es víctima de alguna clase de abuso y ella responde que no. He averiguado con otras madres del aula y resulta que mi hija es respetada. Cada vez que tenemos que salir y ella se encuentra con algún compañero(a), no saluda y opta por una actitud antisocial. Quisiera que un me guíe pues creo tiene que ver con su autoestima. Siempre dice ser fea, cosa lo que no es cierto. Ayúdeme. ¿Qué debo hacer? Mil gracias.

    • Hola Lila. Agradezco, en primer lugar, sus palabras acerca de mi labor. Es algo que hago con mucho gusto y cariño. ¿Siempre fue así su hija? Porque también hay estilos y no todos somos sociables de manera espontánea. Conozco personas de todas las edades que invierten su energía para interactuar con los demás en el colegio, la universidad, el trabajo, pero luego prefieren una cierta soledad o intimidad. También, si ha habido un cambio de ser muy sociable —de paso, ¿se parece a alguien en la generación anterior?— puede ser la adolescencia. A veces una combinación de las dos cosas. Independientemente de si uno es objetivamente feo o bonito, lo que importa es cómo uno se siente y sí, si ella repite mucho afirmaciones negativas sobre ella misma, señala una autoestima baja. ¿Cómo le va académicamente?, ¿qué hace cuando se queda en la casa¿ Creo que es importante conversar con ella, escucharla, no tratar de convencerla de que no tiene razones para sentirse así, tratar de entender si estamos hablando de un estado de ánimo sistemáticamente negativo que habría que tratar profesionalmente; o si es una combinación de adolescencia con un estilo naturalmente solitario. No dude de seguir en contacto conmigo. Un saludo.

  28. Mi hija es muy inquieta, muy comversadora. Pero a la hora de hablar en público se avergüenza. También le encanta bailar en casa, pero se intimida cuando hay gente y si baila no sonríe. Es muy sentimental. También, de vez en cuando moja la cama. Quiero saber por qué no le gustan los bebés hombrecitos, dice que son feos. Le encanta las muñecas.

    • Hola Rosalía: en primer lugar, le debo una disculpa. Por alguna razón, un grupo de consultas, entre las que está la suya, ingresaron al buzón de Spam y por ello no los respondí en un lapso razonable. Hay un dato absolutamente central que usted no comparte conmigo: la edad de su hija. Si tiene 6 no es lo mismo que si tiene 10. Uno puede ser conversador y encantarle el baile, pero no gustarle el desempeño frente a público. Si quiere ser animadora de TV o bailarina, sí puede ser un problema, pero en otras circunstancias, la verdad, no me preocuparía por eso. Las personas somos siempre tímidas en algo y tenemos todo el derecho. En cuanto a los bebés, bueno, habría que preguntarle a ella, pero tampoco me parece un asunto que deba preocupar. Lo de mojar la cama, eso sí no puedo opinar ya que no sé de qué edad estamos hablando. No deje de estar en contacto conmigo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
  • @2014 Fundacion Telefónica