Viernes 03 de marzo de 2017

8 mitos sobre el e-learning (aprendizaje electrónico)


Los primeros proyectos de e-learning no fueron muy acertados y dejaban a la vista errores inaceptables. De ahí que muchos piensen que este tipo de formación no es válido. A día de hoy, dudar de la eficacia del e-learning es un error que nadie debe cometer.

Son muchas las mentiras que hemos oído sobre esta modalidad de aprendizaje, cuando en realidad, bien tratada, sólo aporta beneficios. Ya en otra ocasión nos acercamos a los retos a los que se enfrenta el e-learning  y nos parece interesante en esta ocasión desmitificar algunas ideas preconcebidas acerca de la enseñanza a través de Internet.

Mito 1: El docente cree que es difícil pasar del mundo presencial al online.

Antes suponía un tarea compleja debido a que se necesitaban conocimientos de diseño y programación para implementar un curso online. Sin embargo, existen muchas plataformas de formación en la actualidad que minimizan las tareas técnicas y posibilitan una enseñanza en la que priman los conocimientos del profesor.

Mito 2: El aprendizaje vía e-learning no es serio ni de calidad.

Muchas instituciones de prestigio mundial tienen en sus programas cursos online con los que se obtienen certificados que indican que el aprendizaje es de calidad. Muchas titulaciones online tienen el mismo valor que las presenciales. Mucha gente cree que obtener un título de forma online es más sencillo (no hay que asistir a clase, tomar apuntes, etc), pero requieren perseverancia, control y mucho interés porque los contenidos son muy rigurosos y completos.

Mito 3: Si no hay docente, la formación no es seria.

El aprendizaje se logra con la adquisición de conceptos y la interacción. Hoy en día no sólo debemos pensar en el e-learning como cursos online a través de campus virtuales. Existen modalidades formativas en las que el profesor se encuentra online, pero en directo con los alumnos gracias a la videoconferencia.

Mito 4: En la formación presencial hay más interactividad.

No es cierto. En e-learning existen muchas herramientas de comunicación que atienden a los alumnos según sus necesidades: chats, foros, blogs, e-mail, etc; sin olvidar, por supuesto, la comunicación directa con el profesor. Estas herramientas son más flexibles y más inmediatas, lo que refuerza la interactividad y la participación del alumnado.

Mito 5: El e-learning es menos personalizado.

Casi diríamos que todo lo contrario. Los costes que implican la formación presencial conllevan la generalización de contenidos. Haz una prueba, busca un curso específico en Google y estudia los resultados. La mayoría son online.

Mito 6: Debes conocer la tecnología y disponer de ella.

No necesitas grandes recursos para impartir un curso online ni para recibirlo. Las plataformas de formación actuales son muy sencillas de utilizar, con lo que no necesitas conocimientos técnicos.

Mito 7: El e-learning no es seguro para mi organización.

Partamos de la base de que es una preocupación válida y obligatoria. Tener información confidencial en una plataforma online puede perjudicar la seguridad de esos datos. No obstante para eso está la tecnología. La mayoría de estas plataformas formativas cuentan con sistemas de encriptado y códigos cifrados.

Mito 8: En el mundo online no puedo medir resultados y hacer seguimiento de mis alumnos.

Nos parece que en una clase presencial podemos “controlar” mejor cómo aprenden nuestros alumnos. Pero el mundo online nos ofrece datos rigurosos. Cuentan con estadísticas fiables y métodos de análisis para conocer al detalle el progreso de los estudiantes.

8 mitos del e-learning

Aunque existen muchos más, éstos nos han parecido los más importantes. Por supuesto, te animamos a dejarnos tu opinión en los comentarios. Y también te animamos a lanzarte al mundo del e-learning.

Este artículo apareció originalmente en Classonlive.